Archivo de la etiqueta: Condesa Olenska

La Edad de la Inocencia

Acabo de terminar de leer el libro La Edad de la Inocencia, un retrato de la aristocracia neoyorkina de la década de 1870. El personaje principal del libro es Newland Archer, abogado perteneciente a una de las familias mas importantes de al élite neoyorquina y que próximamente se va casar con May Welland. La novela comienza con al llegada a Nueva York de la prima de May,la Condesa Olenska (Ellen Olenska), la cual pretende divorciarse de su marido, hecho mal visto por esa sociedad.

 

En el libro se nos presentan a todas las familias de la élite neoyorkina de la época, sus antecesores y sus lazos familiares, al igual que sus costumbres e ideologías, criticándolas por al autora mediante le voz de los personajes de Newland yla Condesa.

 

Para mí, sin duda alguna, la Condesa Olenska es el mejor personaje del libro, es una mujer independiente, fuerte y entusiasta de las artes, muy diferente a todas las demás que aparecen en el libro. Estas son sumisas, se dedican a sus labores y si tienen pensamientos, no los manifiestan. La Condesa no tiene miedo a decir lo que piensa aunque sea criticar a una de las familias más respetadas de Nueva York de la que nadie dice nada. Pero a pesar de todo, a medida que avanza la novela, se le pega algo de esta sociedad, ya que acaba sometiéndose a sus convencionalismos: esto lo vemos cuando le dice a Newland que debe casarse con May, y cuando al final de la novela decide irse a Paris y romper con todo al ver que ella ya no puede estar con Newland debido al embarazo de May. En mi opinión, a Ellen le parece demasiado no solo romper el matrimonio, sino dejar a ese futuro niño sin un padre. Pero no si que esto le pene.

 

Newland es único al que la Condesa le cuenta las cosas como las ve, es el personaje mas parecido a ella, pero este esta dentro de la sociedad neoyorkina con todo lo que ello conlleva. Newland se siente atraído por Ellen por este mismo motivo, si May tuviera alguna crítica o pensamiento, no se lo comunicaría, para ella el mundo es perfecto. En un momento de la novela, Newland dice con sus propias palabras que en resto de su matrimonio siempre iba a saber qué iba a decir May y qué iba a hacer, pero vemos que se equivoca, al menos una vez. Porque vemos cómo procura proteger sus intereses anunciando a la Condesasu embarazo, sin todavía ser conocedora de tal hecho.

 

En esta novela no encontramos momentos eróticos, y en eso reside la belleza del libro y de la historia: en la sutilidad del amor ente Newland y la Condesa, pequeños detalles que lo significan todo entre ellos. Es un amor que no pueden manifestar, pero ahí esta. Y a la vez es un amor ideal, ya que, como vemos al final, Newland siempre la tendrá en un altar y eso hará que se abstenga de otros amores, aunque igualmente sabe que nunca van a poder estar juntos. Ya que aunque al poco de casarse desea la muerte de su mujer para poder casarse con Ellen, cuando esta muere, Newland decide no ver a Ellen, aun teniendo la oportunidad, prefiere tenerla como un recuerdo perfecto de su amor ideal. Ya no es tiempo para su amor.

 

Resaltaría el momento de la cena de despedida dela Condesa, cuando Newland se da cuenta de que toda Nueva York es consciente del romance entre él y Ellen. Me parece muy tétrico. Es como el despertar de ese sueño ideal en el que ha vivido hasta ese momento creyendo poder seguir su romance con Madame Olenska aunque esta viviera en otro continente y mintiéndose afirmando que esa relación extramatrimonial era diferente a las que pudieran tener los demás caballeros de la élite.

 

También se me hace llamativo el hecho, de que como se comienza diciendo al principio de la novela, los descendientes de la generación de Newland se casan con los descendientes de Beaufort.

 

He visto la versión cinematográfica y la verdad esque se corresponde mucho con el libro, algunos diálogos son exactamente los mismos, y a excepción de que el hijo mayor de May y Newland (que es amigo del doctor House) sin motivo aparente cambie de nombre en la película, es una versión muy fidedigna. Por ponerle una pega, yo tengo una manía con que se sigan las indicaciones de los autores en lo relativo al tema capilar, y que May sea morena y que la Condesa rubia, me chirría bastante. Y además Michelle Pfeiffer no se me corresponde con mi visión de Ellen para nada, su belleza no debe ser demasiado aparente y ¡tiene que ser MORENA!

 

Me ha parecido un libro bonito, en el que sobretodo prima lo ideal, la base de la vida humana.

Sé que me quedan cosas por decir, pero ahora mismo se me escapan …

xoxo, Sanchecilla.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Libros